El partido que nadie quiere jugar

Muchos afirman que el duelo por el tercer lugar debiera abolirse, porque, luego de perder la semifinal, los jugadores lo único que quieren es irse a su casa.

Pero cuando uno ve la felicidad de los jugadores y de los aficionados de Bélgica después de derrotar a Inglaterra, entonces se puede poner en duda eso de que “nadie quiere jugar este partido”.

Es lógico que los dos equipos llegan golpeados al ver interrumpido su sueño de ser campeones, pero es natural el deseo permanente de ganar y eso incluye el juego por el tercer lugar.

Bélgica llegó más despierto al encuentro y a los cuatro minutos anotó por medio de Meunier, gol que condicionó el trámite del encuentro porque los belgas le cedieron la iniciativa al conjunto inglés y sucedió lo inaudito: al no poder rebasar las líneas adversarias, Inglaterra comenzó a tocar el balón de manera lateral, con un Tiki-Taka intrascendente que le hizo ganarse el abucheo de los presentes en el estadio de San Petersburgo.

Buen número de los integrantes de la selección de Bélgica juegan en Inglaterra y, por consiguiente, se esperaba un auténtico partido de Liga Premier, pero lo que se vio en el primer tiempo no correspondía a eso. Sin embargo, la historia cambió para la etapa de complemento, en la que el equipo de la rosa intentó ser más profundo, pero la mayoría de sus remates fueron desviados y otros encontraron la buena respuesta de Courtois o la salvada milagrosa de Alderweireld en la propia línea de sentencia.

En el tramo final del partido los ingleses aceleraron en busca del empate y Bélgica deleitó al mundo con otro contragolpe sensacional, parecido a aquel con el que destrozaron a Japón, pero esta vez el disparo de Meunier fue salvado de manera espectacular por el guardameta Pickford.

Sin embargo, un par de minutos después Hazard puso el 2-0 que liquidó el pleito.

Al final de cuentas fue un buen partido, ganado por el que fue más efectivo. Bélgica se ubicó en el tercer escalón del podio y eso -sin duda- los impulsará para seguir progresando y deleitando al mundo con la gran calidad técnica de sus jugadores.

Del lado de Inglaterra esto apenas comienza. El cuarto lugar quizá no lo aquilaten en estos momentos, pero si se suma a las brillantes participaciones de sus juveniles en los últimos mundiales, todo hace pensar que muy pronto podrán triunfar en la Eurocopa y, por supuesto, en las Copas del Mundo a nivel mayor.

Por otra parte, el inglés Harry Kane casi aseguró el primer lugar de los goleadores con seis tantos, dado que tiene tres de ventaja sobre Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, por lo que solamente si alguno de ellos hace un triplete en el partido de mañana contra Croacia podría desplazarlo.

Fotografía: FIFA.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.