El deporte mundial paralizado por el coronavirus… salvo la 5ª división inglesa

Halifax, Reino Unido, 14 Mar 2020 (AFP) – Con el resto del fútbol europeo suspendido como medida para frenar la pandemia del nuevo coronavirus, la National League inglesa (5ª categoría) sació las ganas de fútbol de los aficionados ingleses, con la polémica decisión de disputar la jornada este sábado.

La propagación del COVID-19 llevó a suspender al menos hasta el 3 de abril la Premier League, el Championship, la League One y la League Two, es decir, las cuatro categorías más importantes del fútbol inglés.

Pero a diferencia de muchas otras partes del mundo, las reuniones multitudinarias en público aún no se han prohibido en el Reino Unido, por lo que la National League decidió seguir adelante, al menos, con la jornada programada para este fin de semana.

Aunque finalmente se suspendieron los partidos en Barrow, Boreham Wood, Bromley, Woking y Yeovil por el temor al COVID-19, casi 5.000 hinchas del balón vieron en directo como el Notts County goleaba 4-0 al Eastleigh.

– Exceso de codicia –

No obstante, la decisión de seguir con el campeonato no genero unanimidad, y el entrenador del Eastleigh, Ben Strevens, acusó a la National League de codicia.

«La razón por la que los partidos de la National League no se suspendieron (…) y los de la Premier League sí es porque los directivos de la National League sólo están preocupados por el dinero. Es así de simple», denunció.

«Hoy miraba a mi alrededor y veía a ‘stewards’ (personal de seguridad) que son mayores. Ellos son los que más expuestos están al virus».

«De ninguna manera estos partidos deberían haberse jugado», añadió.

El consejero delegado de la National League Michael Tattersall rechazó entablar una guerra dialéctica: «No es un momento para discutir, es tiempo de reflexionar sobre lo que está sucediendo en nuestra sociedad».

«Vamos a publicar un comunicado agradeciendo a todos sus esfuerzos y enviando los mejores deseos a todos los que sufren por este virus o se encuentran autoconfinados», añadió.

El ambiente fue más tranquilo en Halifax, donde el Yorkshire, que lucha por la promoción de ascenso, perdió 1-0 frente al Ebbsfleet ante 2.514 espectadores.

Gary Pell, hincha del Halifax de 56 años, habló con la AFP en el pub The Three Pigeons, donde los aficionados de ese club se suelen juntar antes de cada partido.

«Es un poco surrealista», dijo. «Estábamos viendo el programa futbolístico y todos los países de Europa han pospuesto o cancelado sus partidos».

«Es realmente extraño ver que los partidos de la National League y de otro par de campeonatos se sigan disputando».

En un intento de paliar la falta de partidos en el país, el Halifax ofreció la posibilidad de acceder a su estadio por sólo 10 libras (11 euros) a todos los hinchas de la Premier League y del resto de campeonatos suspendidos, siempre que presentaran una entrada para algún partido de esta temporada.

– Precios especiales –

Así, dos hinchas del Manchester City, que hubiesen estado en condiciones normales en el Etihad Stadium viendo a su equipo jugar contra el Burnley, dijeron a la AFP que iban al encuentro en Halifax para consumir su dosis semanal de fútbol.

Un aficionado del Ebbsfleet entró al pub con una mascarilla y guantes de látex, pero más como una broma que por seguridad.

Ningún otro hincha tenía sistema alguno de protección contra el virus, aunque in letrero en el bar recordaba a los usuarios la importancia de lavarse las manos.

Pell aseguró que todos estaban haciendo lo posible por intentar mantener la calma ante la crisis mundial.

«Creo que hay un poco de pragmatismo. Tomamos nota del consejo, pero también existe la sensación de ‘mantén la calma y sigue adelante'», dijo.

«Si esto continúa (las autoridades), estarán bajo presión para tomar precauciones. Creo que las próximas semanas serán clave».

La posibilidad de cancelar la temporada ha sido planteada por algunos, pero tendría consecuencias financieras desastrosas para los clubes que no pertenecen a los campeonatos más profesionalizados.

Steve Thompson, director general del Dagenham, equipo que tuvo que cancelar su viaje a Woking, expresó su preocupación: «Depende de cuánto dure. Potencialmente, algunos clubes podrían no sobrevivir a esto».

Thompson cifró las pérdidas en «entre 10 y 20 millones de libras sólo para los clubes de la National League en tres o cuatro meses».

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.