River de Argentina aplasta a Binacional con un 8-0 para la historia

Buenos Aires, 12 Mar 2020 (AFP) – El argentino River Plate consiguió su primer triunfo en la Copa Libertadores-2020 al golear por 8-0 (parcial 1-0) al peruano Binacional, en un partido jugado la noche del miércoles en el estadio Monumental a puertas cerradas y por la segunda fecha del Grupo D.

Milton Casco (38) puso en ventaja a River, y en la segunda mitad aumentó con goles de los colombianos Rafael Borré (54) y Jorge Carrascal (58), Ignacio Fernández (74 y 90+2), Jeickson Reyes (78, en contra), el chileno Paulo Díaz (79) y Matías Suárez (88).

El equipo argentino además falló dos penales, ya que el arquero Raúl Fernández le atajó primero un remate desde los once metros al uruguayo Nicolás de la Cruz (14), y luego Ignacio Fernández (33) estrelló su tiro en el larguero.

En la próxima fecha, a jugarse el próximo martes, River visitará al Sao Paulo, mientras que Binacional recibirá a Liga de Quito.

– Control total –

En un cotejo disputado a puertas cerradas por una sanción para el local dispuesta por la Conmebol, y sobre un campo anegado por la intensa lluvia del miércoles en Buenos Aires, fue River el que llevó adelante el control del juego casi desde el primer minuto de acción.

El local ejerció un claro dominio y en apenas tres minutos estuvo a punto de marcar, pero a De la Cruz se le frenó el balón en la puerta del área chica y despejó un defensor.

A los 13 minutos, Yorkman Tello le cometió un evidente penal a Nacho Fernández, pero De la Cruz falló una gran chance con un remate anunciado, que el arquero Raúl Fernández desvió arrojándose a su derecha,

Pese a la chance fallida, River insistió y arrinconó contra su área al conjunto peruano, que a duras penas conseguía llegar hasta la mitad de la cancha para enseguida ceder el balón a manos del local, que desperdiciaba varias ocasiones favorables.

Volvió a tener otro penal el equipo de la banda roja, esta vez por una infracción de Eder Fernández a Matías Suárez, y esta vez el que falló fue Nacho Fernández, con un tiro potente al travesaño.

Sin embargo, por propio peso decantó el primer gol local, en una jugada por izquierda, con asistencia de Nacho Fernández para la llegada por sorpresa de Casco, que definió cruzado y venció las manos del portero visitante.

– Tormenta de goles –

River cerraba la primera parte con un dominio abrumador, con una posesión del 74% y 13 remates al arco, pero apenas si conseguía una ventaja mínima sobre un rival demasiado inferior, que nunca estuvo a la altura de la exigencia que demandaba jugar contra el actual vicecampeón.

En la segunda parte, Binacional se vio sometido a una tormenta de goles, con un River que mantuvo el control absoluto del duelo, pero que además encontró la efectividad que había tenido en la primera mitad y se llevó por delante al modesto conjunto peruano, al que el arco de Armani parecía quedarle a kilómetros de distancia.

Con la mira corregida, River se llevó puesto a su rival con peso de topadora, y en un rato liquidó el duelo, con el segundo a cargo de Borré, que sólo debió empujarla tras asistencia de Suárez, y luego con el tercero, anotado por Carrascal, luego de un gran pase de Enzo Pérez a espaldas de los centrales para una gran definición de zurda.

Binacional se apagó por completo y River llegó cuantas veces se lo propuso, y así aumentó con un gran gol de ‘palomita’ de Nacho Fernández a centro de Montiel, un gol en contra de Jeickson Reyes, que desvió un cabezazo del paraguayo Robert Rojas, y enseguida, con un bombazo de Paulo Díaz que casi levantó el arco visitante.

Para colmo de males para Binacional, el arquero Fernández sufrió una lesión en la muñeca derecha, y como ya estaban realizados los tres cambios, debió salir y dejar con diez a su equipo, al tiempo que Leudo pasó a ocupar la valla.

Implacable, River fue por más y cerró la cuenta con goles de Matías Suárez y Nacho Fernández, para conseguir una goleada histórica para el club de la banda roja en la Copa Libertadores -apenas superada por el 9-0 a Universitario de Bolivia en 1970-, y conseguir una diferencia de gol que puede pesar cuando termine la etapa de grupos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.