El día que los Príncipes Azules tocaron el cielo

Los cobaneros cumplen un año más desde su fundación y sin duda su gran logro fue haberse coronado monarcas.

Cobán Imperial fue fundado un día como hoy pero hace 84 años, logrando bastante protagonismo en la máxima categoría de nuestro futbol, pero sin duda el día que quedó marcado en su historia fue el 6 de junio del 2004 cuando se coronó Campeón Nacional al imponerse 5-4 en el global a Municipal, con el inolvidable gol de oro de Tránsito Montepeque que silenció a los seguidores rojos en el estadio Mateo Flores.

Los Príncipes Azules accedieron a las instancias finales tras terminar en el segundo lugar de la tabla de posiciones con 31 puntos, por lo que se ganó el derecho de estar directamente en las Semifinales.

Su rival en la serie fue Deportivo Jalapa, al que superó tras el empate de 1-1 en territorio oriental y con un contundente 4-0 aseguraron estar en la pelea por el título.

En la Gran Final, los cobaneros se enfrentaron a Municipal que partía como favorito, aunque en la ida se impusieron 3-2 en el estadio José Ángel Rossi.

Para la vuelta, el estadio Mateo Flores se tiñó de Rojo que confiaba en la remontada, la cual estuvo cerca de llegar cuando los capitalinos ganaron 2-1 en el tiempo regular por lo que el duelo se fue al alargue por el 4-4 en el global.

En los tiempos extras, apareció Tránsito Montepeque que al minuto 97 le dio un baile dentro del área a Marcelo Saraiva y con un tiro cruzado venció a Paulo César Motta para anotar el Gol de Oro que le dio el título a los altaverapacenses.

Así alinéo Cobán en el juego de vuelta: Miguel Klee; Richard Schmidt, Damián Macaluso, Nelson Morales, Edy Cabrera; César Trujillo, Hetzon Pereira, Walter González, José Denis Conde, Ángel Sanabria y Walter Estrada.

Comparte esta nota con tus amigos y así nos ayudarás a seguir creciendo. Gracias.

Foto: Prensa Libre

1 comentario
  1. Cabrerita dice

    Ahí estuve yo en el estadio, general norte, crema de corazón apoyando a Coban Imperial, que alegría ver a esos aficionados llenos de júbilo por ese título bien merecido, gente llorar y abrazarse, alguno se ha de recordar pero cuando entró el equipo roto todos los aficionados cobaneros se pusieron de espalda, y cuando hacían sus olitas los cobaneros no seguían el ritmo, es increíble como vive la afición azul por su equipo, felicidades de un crema de corazón.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.