Lanús alista su fortaleza para repeler el asalto de Gremio

Lanús ha demostrado a poderosos del continente como River Plate y San Lorenzo que su estadio de La Fortaleza es un lugar muy incómodo para salir airoso, un aviso para Gremio que llega con mínima ventaja al partido final de la Copa Libertadores de América-2017.

“¡A explotar la Fortaleza!”, escribió en un cartel de puño y letra el DT, Jorge Almirón, en un mensaje a los hinchas en redes sociales. Una manera de estimularlos a que alienten el miércoles con alma y vida.

Los Granates deben imponerse por al menos un gol para igualar el 1-0 sufrido sobre la hora en el partido de ida en la Arena do Gremio (Porto Alegre). Les quedó como un puñal clavado esa pelota que empujó Cícero al fondo del arco, medio mordida con el botín izquierdo.

Ahora, en el estadio remodelado a 10 Km al sur de Buenos Aires, confían en meter 40.000 simpatizantes que canten sin tregua por sus amados colores. “Tenemos un plus cuando jugamos en casa con nuestros hinchas”, afirmó Lautaro ‘Laucha’ Acosta, ídolo y emblema del club.

Acosta es de una especie casi extinguida de espíritu amateur futbolero. Le ha dicho que no a ofertas jugosas de clubes extranjeros, incluso de China. Ha dicho que no se iría por nada del mundo porque no todo en la vida es dinero.

“En casa va a ser diferente. Estamos vivos y estamos bien. Contaremos con nuestra gente. Es sólo un gol y lo podemos hacer”, dijo Almirón.

– Hazañas –

¿Por qué reina tanta fe en el campamento Granate?. Es que no sería la primera vez que revierte en su reducto un resultado adverso en rodeo ajeno.

Lo hizo Lanús cuando venció 2-0 a San Lorenzo en el partido de vuelta, tras caer 2-0 en el estadio Nuevo Gasómetro sanlorencista. Pasaron a los penales y ganaron 4-3 en cuartos de final.

Otra proeza sorprendente fue cambiar el rumbo de su llave semifinal con River Plate, que había apostado todas sus fichas de club grande y poderoso a ganar la Libertadores este año.

Los ‘Millonarios’ habían ganado 1-0 en su estadio Monumental. En La Fortaleza se pusieron al frente 2-0. Casi podía cantarse “partido liquidado”. Pero Lanús lo remontó en forma épica y desató la fiesta al ganar 4-2.

El zaguero Diego Braghieri, quien se perderá la final por suspensión, lo ha recordado: “Dimos vuelta resultados peores. Faltan 90 minutos y estamos optimistas”.

– El ‘Pepegol’ –

“La serie está abierta y obviamente necesitamos por lo menos hacer un gol. Ellos demostraron ser un equipo duro, pero nosotros también lo somos”, dijo el artillero José Sand, otro símbolo ‘granate’. ‘Pepe’ Sand es el goleador de la Copa con ocho tantos.

Lo curioso en la historia de este veterano de 37 años es que más de un club lo ha dejado libre o transferido porque no cumplía con su cuota en las redes. Pero cada vez que vuelve a Lanús grita goles a diestra y siniestra.

De Lanús, adonde había llegado en 2007 tras jugar en siete clubes diferentes, partió en 2009 a Al Ain de Emiratos Árabes, de ahí a Deportivo La Coruña para llegar al Tijuana de México y regresar a su país en Racing Club, Tigre, Argentinos Juniors, Boca Unidos, Aldosivi y el año pasado retornó a su querido club granate.

Hace 40 años, Lanús estaba en la ruina, descendido a la cuarta categoría y con su vieja cancha de madera que se caía a pedazos. Lo remontó y se convirtió en modelo de buena administración.

Ganó dos torneos domésticos de primera división, una Copa Argentina y una Supercopa. Su primer logro internacional fue la Copa Conmebol en 1996 al vencer a Independiente de Santa Fe.

La Copa Sudamericana la conquistó en 2013 al superar al brasileño Ponte Preta. La Fortaleza no es fácil de tomar por asalto.

© 2017, AFP

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.