Fabinho, la depresión del ‘buen soldado’

Incluso su entrenador Leonardo Jardim lo reconoce: Fabinho, doblemente afectado por no salir del Mónaco y por no ser convocado por la selección brasileña, es actualmente peor jugador, pero el técnico portugués mantiene una confianza total en el timón de su centro del campo.

“Es un jugador que me gusta mucho porque es un gran profesional. Además de calidad, respeta a todo al mundo, al club, por eso tengo respeto por él”, señala Jardim del brasileño de 24 años. El domingo, ante el París Saint-Germain en la Ligue 1, el Mónaco tiene una cita de máxima exigencia, en la que necesita aprovechar todas sus armas.

El entrenador luso está agradecido a Fabinho por no haberse ido del Mónaco en el pasado mercado de fichajes, cuando el jugador estaba cerca de volver a Madrid, la ciudad en la que todo comenzó para él en Europa.

Su vuelta a España no era al Real Madrid, club en el que jugó una temporada tras salir del Fluminense y con el que únicamente jugó un partido de Liga en mayo de 2013, cuando era lateral. Estuvo cerca de firmar con su gran rival, el Atlético de Madrid, pero la prohibición de fichar impuesta por la FIFA hizo que Fabinho viera pasar su oportunidad.

También el París Saint-Germain intentó ficharlo al final del periodo de traspasos, pero el Mónaco no aceptó tras haber perdido a Kylian Mbappé, que voló al club de la capital.

“Fabinho es imprescindible”, señaló el vicepresidente del Mónaco Vadim Vasilyev.

El jugador torció el gesto, pero se mantuvo sobrio, prefiriendo seguir ejerciendo su oficio a pesar de la decepción.

“Es un buen chico con una gran personalidad. Busca siempre la mejor solución y entrar en conflicto siempre es lo más fácil”, añade Jardim.

– Por debajo de su nivel –

A pesar de su evidente prueba de buena voluntad, el nivel del brasileño se ha resentido. De la espectacular dupla que formó con Tiemoue Bakayoko, traspasado al Chelsea, a la asociación que tiene ahora con el portugués Moutinho o el joven belga Youri Tielemans, la diferencia es evidente.

“En cada partido estamos mejor. Intentamos encontrar los automatismos, según juguemos más juntos, mejor irá”, dice Tielemans, de 20 años.

“Fabinho está ahí, trabaja bien. El valor de un jugador depende mucho del nivel de rendimiento del equipo. Cuando el equipo está peor, el valor disminuye siempre un poco. Cuando es mejor, el valor aumenta. Él da siempre el máximo”, continúa Jardim.

Pero el entrenador reconoce el bajón del jugador: “Él y todo el equipo, los titulares de la temporada pasada; Lemar, Sidibé y él están peor”.

Además Fabinho sufre el bajón anímico de haber dejado de contar para el seleccionador brasileño Tite, después de jugar cuatro partidos. Jardim dice que no comprende la decisión del técnico de prescindir del espigado futbolista (1,89 metros).

“El profesor Tite hace sus elecciones y hay que respetarlo. Pero un día tendrá la posibilidad de representar a la selección”, señala su compatriota y compañero Jemerson, que sí tiene una plaza actualmente en la ‘Seleçao’.

Tras no acudir a los Juegos de Rio 2016, ahora parece que también puede quedar fuera del Mundial 2018, lo que le podría hacer mucho daño. Tiene unos meses para evitarlo.

© 2017, AFP

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.