Lanús confía en ganar la primera Libertadores en su reducto de La Fortaleza

La derrota por 1-0 en su visita a Gremio de Porto Alegre no hizo mella en el argentino Lanús, que se esperanza en revertir la serie final de la Copa Libertadores en su difícil reducto de La Fortaleza y llevarse por primera vez el trofeo continental.

“Pese a la derrota, la llave está abierta. En nuestra cancha nos haremos fuertes”, consideró el delantero Lautaro Acosta, uno de los símbolos de Lanús, tras la caída por la mínima diferencia en el Arena Gremio, en un partido áspero y tenso, en el que el local sólo consiguió desequilibrar a ocho minutos del final, a través de Cícero.

Acosta, como el resto del plantel de Lanús, confía en dar vuelta la llave, tal como Lanús lo hizo en los cruces previos de cuartos de final contra San Lorenzo –se impuso por penales tras caer por 2-0 en la ida- y River Plate, al que doblegó por 4-2 luego del 0-1 en el Monumental y de un 0-2 parcial en la revancha.

“Nos vamos con un poco de bronca (enojo) porque estábamos haciendo un partido perfecto. La serie está abierta y obviamente necesitamos por lo menos hacer un gol. Ellos demostraron ser un equipo duro, pero nosotros también lo somos”, expresó el artillero José Sand.

En este partido trascendental, el equipo de Lanús conducido por Jorge Almirón demostró que está maduro y que estuvo a la altura, e incluso un empate hubiera marcado justicia.

– Zona de confort –

Almirón consideró que “en casa va a ser diferente, estamos vivos y estamos bien, contaremos con nuestra gente. Es sólo un gol y lo podemos hacer”.

“Es una final, el equipo hizo méritos para jugar llegar hasta acá y en Lanús va a ser totalmente diferente, vamos a hacer un partido muy distinto”, remarcó Almirón, y en esta expresión coincidió con Renato Gaúcho.

El director técnico de Gremio aceptó que “ganamos, que es importante, pero creo que no se definió nada. Lanús es un equipo mucho más difícil en su propio terreno”.

La historia también favorece las aspiraciones de Lanús, que quiere convertirse en el undécimo equipo que da vuelta una final de la Copa Libertadores después de haber perdido la primera final.

El último campeón con un panorama similar fue el brasileño Atlético Mineiro, que superó por la vía de los penales al paraguayo Olimpia, después de haber caído por 2-0 en el primer cotejo en Asunción e imponerse por el mismo resultado en la revancha.

La final se juega sin que cuente la regla del gol de visitante, por lo que Gremio será campeón si gana o empata en el desquite, y Lanús obtendrá la Copa si gana por dos goles de diferencia.

© 2017, AFP

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.