El lateral brasileño Jorge quiere crecer en Mónaco con la esperanza de ir a un Mundial

“No presto atención a las comparaciones sino a mi progresión”: Sucesor de Benjamin Mendy, que se marchó al Mánchester City dejando un gran vacío en el Mónaco, Jorge Marco de Oliveira, exjugador del Flamengo, quiere mostrar su nivel. El lateral brasileño sabe que el Mundial de Rusia-2018 está a la vuelta de la esquina, pero piensa más en Catar-2022.

“Mendy es un gran defensa que partió a un gran club”, añade el jugador de 21 años, que no ha podido mostrar todo su potencial, como refleja su error en Liga de Campeones en Estambul el 1 de noviembre contra el Besiktas, donde provocó el penal del empate turco (1-1).

“Hay que pasar a otra cosa, aprendiendo de los errores. Trabajo para progresar a todos los niveles. No hay que quedarse satisfecho con lo que se hace. El entrenador me pide por ejemplo mejorar en mis centros”, explica el jugador.

El técnico portugués Leonardo Jardim le motiva para progresar.

“Tras un período de adaptación, progresa”, precisa el entrenador monegasco. “Estoy satisfecho. Pero con un jugador de su edad, hay todavía posibilidades. El 95% se alcanza hacia los 25 años. No es todavía Marcelo (del Real Madrid), pero continuará creciendo. Su nivel al final dependerá de él”.

– Horizonte: Mundial-2022 –

En octubre, el seleccionador brasileño Tite lo convocó contra Bolivia y Chile. Aunque no jugó, le sirvió de experiencia.

“Marcelo se lesionó y después Felipe Luis, pero fue una sorpresa”, reconoce. “El seleccionador me dijo que me sigue. Es un gran orgullo”.

¿Sueña con el Mundial-2018 en Rusia? “Marcelo, Felipe Luis y Alex Sandro son grandes jugadores. No se puede decir por tanto que Rusia sea un objetivo. Lo importante es continuar progresando. Y si no es en Rusia, será en el próximo Mundial”.

Jorge quiere ser más sólido y lo admite. Sus primeros meses en Francia han sido “muy difíciles”.

Llegó al Mónaco a finales de enero, tras un primer partido internacional contra Colombia, con apenas 20 años.

“El día a día es una experiencia”, explica. Lejos de los suyos y del Flamengo, donde se había convertido en un pequeño prodigio, capaz de defender y aportar ofensivamente, ha tenido que adaptarse, estando solo.

“En Brasil se privilegia el juego de posesión y la construcción. Aquí hay mucho más ritmo. También trabajo para progresar a diario”, explica.

El equipo técnico portugués del Mónaco le ha respaldado. “Me han ayudado mucho, igual que jugadores con experiencia como Joao Moutinho o Falcao”. Y ahora es titular en Mónaco.

Pero antes de pensar en la Seleçao o en ser el heredero de Mendy, se concentra en su trabajo y en la obligación de derrotar al Leipzig alemán en Champions esta semana.

“Vamos a dar todo para ganar nuestros dos últimos partidos tras un mal inicio de Liga de Campeones”, afirma.

Mónaco es último de su grupo. Ser eliminado tan pronto de la Champions le alejaría del radar de Tite.

© 2017, AFP

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.