Absurda pretensión escarlata

En su deseo de ser campeón a como dé lugar, Municipal intenta que se repita el juego de vuelta de la final por la “violación reglamentaria” del árbitro Mario Escobar Toca, al permitir que ambos equipos hicieran cuatro cambios en el mencionado encuentro.

Tengo varias consideraciones que hacer, pero inicialmente debemos recordar que el primer equipo que hizo el cuarto cambio fue Municipal, con el ingreso de Darwin Oliva por Gastón Puerari, oficialmente reportado al minuto 108. Previamente habían ingresado Altán (45), Rivas (95) y Longo (106). Posterior a ello, Antigua también hizo su cuarto cambio, siendo Mauro Portillo quien sustituyó a Sixto Betancourt al minuto 112.

La discusión se centra en si el cuarto cambio es válido o no, habiendo confusión por la circular enviada por FIFA hace seis meses en la que hace mención a tal posibilidad y la puesta en marcha de manera experimental. 

En ese sentido, el pecado original, si es que este existió, es de la Liga Nacional, que debió tocar el tema con los representantes de los clubes finalistas el día que se reunieron para afinar la logística de la etapa final. Al no hacerlo, dejaron el asunto en el aire y los equipos quedaron en duda sobre lo que podían o no podían realizar.

En su afán de tener una posibilidad más para ser campeón, Municipal aduce que el error fue del árbitro y pide la repetición del encuentro, pero yo estimo que no es así y voy a tratar de explicarlo.

La Regla V de las Reglas de juego aprobadas por International Football Association Board indican en el numeral 2, Decisiones del árbitro, que “Las decisiones serán tomadas según el mejor criterio del árbitro de acuerdo a las Reglas de Juego y el espíritu del juego y se basarán en la opinión del árbitro, quien tiene la discreción para tomar las decisiones adecuadas dentro del marco de las Reglas de Juego.

Las decisiones del árbitro sobre hechos relacionados con el juego, incluyendo el determinar si se marcó un gol o no y el resultado del partido, son definitivas”.

En referencia al Cuarto árbitro, la Regla VI indica que una de sus labores es “supervisar el procedimiento de sustitución”.

De lo que he transcrito de las Reglas de Juego, queda claro que los árbitros no tienen obligación de llevar la cuenta de los cambios, o ver si se incluyen más extranjeros que los permitidos, o vigilar que no jueguen futbolistas suspendidos, etc. En todo caso, deben reportar los hechos y serán otras instancias las que deben determinar si sucedió algo que deba ser sancionado.

Sin embargo, también debo recalcar lo que se indica arriba relativo a que las decisiones serán tomadas según el mejor criterio del árbitro y, en ese sentido, queda más que claro que el Sr. Escobar Toca actuó de manera pareja y sin beneficiar a ninguno de los dos contendientes, ya que a ambos les permitió la cuarta sustitución basándose en el texto de la referida circular de FIFA y sin que de su parte existiera mala fe.

Eso debiera bastar para que el caso quede cerrado y, en todo caso, la Comisión Normalizadora y el Comité Ejecutivo de la Liga Nacional deben emitir un acuerdo conjunto para que quede establecida la forma como se actuará en el futuro, si en otra final hay necesidad de tiempos suplementarios. Tomar decisiones retroactivas es imposible, el hecho está consumado y los dos equipos hicieron lo mismo, por lo que sería absurdo repetir el juego de vuelta de la final.

Municipal actúa de manera desesperada porque tiene cinco años de sequía y trata de aprovecharse de cualquier cosa para obtener un título que le ha sido esquivo por su propia mediocridad. Sin embargo, nada dice del campeonato que recién ganaron en la categoría sub-20, en el que alinearon a varios jugadores pasados de edad debido a una ambigüedad en el reglamento de competencia, lo que puso en desventaja a sus once adversarios. 

La Asamblea de la Liga Nacional realizada el pasado viernes le puso fin a esa irregularidad, pero para el próximo campeonato, no para el recién finalizado. ¿O pediría Municipal que le quiten los puntos en todos los partidos en los que violó el límite de edad?

Más allá de eso, Municipal tampoco dice nada sobre lo sucedido en el partido semifinal contra Malacateco, en donde varios de sus seguidores estuvieron lanzando monedas a la cancha durante todo el partido. Incluso, previo a que el mismo comenzara, uno de esos objetos impactó en el guardameta Carlos Díaz, quien tuvo que recibir asistencia médica.

El árbitro Sergio Armando Reyna se concretó a reportar que el partido comenzó tarde debido a que “aficionados plenamente identificados del equipo local CSD Municipal lanzaron monedas al terreno de juego”, pero omitió el impacto sobre el guardameta adversario, algo que sí reportó el Comisario del encuentro, Ramón Turcios

Según me comentaron, el árbitro y el comisario conversaron del tema y estuvieron de acuerdo en ponerlo en sus informes, pero de manera extraña el Sr. Reyna no lo hizo, y cuando se le pidió ampliar su acta manifestó que se percató de que “el guardameta visitante estaba en el suelo, aduciendo que una de las monedas le había impactado en la cabeza, suceso que no observé”…

Debido a eso, el Comité Ejecutivo de la Liga Nacional de Futbol, en funciones de Órgano Disciplinario, decidió imponer a Municipal una irrisoria multa de quince mil quetzales por incumplimiento de normas de seguridad, cuando el castigo que correspondía era obligarlos a jugar dos partidos a puerta cerrada, lo que incluía el encuentro de vuelta de la Final, pero se esperaba una taquilla demasiado jugosa como para dejarla escapar, por lo que se le dieron largas al asunto y se encontró una rendija para eximir a los rojos de semejante sanción.

Obviamente, el equipo escarlata no se rasgó las vestiduras por la benevolencia del Comité Ejecutivo.

Nuestro futbol pasa momentos aciagos, en los que la mediocridad deportiva se mezcla con la falta de credibilidad sobre las decisiones que se toman en las altas esferas, las cuales siempre favorecen a los mismos, por lo que dar cabida a la petición de Municipal y repetir el juego de vuelta de la Final sería mandar al futbol de Guatemala a un abismo del cual le sería muy difícil salir.

Confío en que la Comisión Normalizadora de la Federación y el Comité Ejecutivo de la Liga Nacional tomarán una decisión justa, la cual pasa por respetar el resultado registrado en la cancha.
 

Carlos Muralles

Médico y periodista deportivo

Más en esta categoría: « Lo mismo Antigua GFC »
{novideo}

Guatefutbol.com, El Portal del Fútbol Chapín. Derechos Reservados © 2016

Guatemala, Centro América.