Cremas

Si el presidente de Comunicaciones tuviera un diálogo franco y abierto con los jugadores de su plantel, ellos le dirían que desde hace buen tiempo no querían a Iván Sopegno, pero también le contarían que al que no soportan es a Julio González.

Es por eso que el cambio de entrenador no resuelve el problema de fondo y menos aún si el designado es Willy Coito Olivera, a quien también se ve subordinado a las disposiciones de un gerente deportivo que, a decir de Pedro Portilla, no interfiere en el trabajo técnico, no decide alineaciones ni sistemas y no tiene nada que ver con las contrataciones, por lo que sería bueno preguntar: ¿qué es lo que hace?

Entre tanto, Roberto Arzú fue aclamado casi como un héroe el sábado en el estadio, los aficionados le pidieron autógrafos y se tomaron fotos con él, aunque ya quedó claro que Comunicaciones no está en venta y pronto desaparecerá esa euforia.
 
En relación al tema de la deuda que mencioné la semana pasada, Roberto Arzú me envió varios documentos que prueban que fue él quien pagó los 3.2 millones de dólares, aunque reconoció que lo hizo con los fondos que le facilitó Ángel González a cambio de sus acciones en el club.

Este artículo también fue publicado en la sección de Deportes de Nuestro Diario el miércoles 8 de febrero.

Carlos Muralles

Médico y periodista deportivo



Guatefutbol.com, El Portal del Fútbol Chapín. Derechos Reservados © 2016

Guatemala, Centro América.