La gran victoria de Mateo Flores

Llegó un nuevo 19 de abril y van 65 desde que Guatemala triunfó en el Maratón de Boston de 1952.

Doroteo Guamuch Flores fue el vencedor de aquella edición, mientras Luis Velásquez terminó en el tercer lugar. Entre los dos guatemaltecos llegó a la meta Víctor Dirgall de Estados Unidos.

La dificultad de un periodista norteamericano para escribir el nombre del campeón hizo que anotara “Mateo Flores”, y así se le conoció por más de seis décadas. Personalmente puedo atestiguar que al legendario atleta nacional esto jamás le molestó, ya que el motivo no fue racismo, discriminación ni nada parecido, sino simplemente una confusión.

Don Mateo ganó muchas competencias, pero esta fue la más importante, solo superada por la medalla de plata olímpica conquistada por Erick Barrondo el 4 de agosto de 2012 en Londres.

Aunque algunos de nuestros deportistas han obtenido importantes éxitos internacionales en distintas épocas, ninguno ha sido tan relevante, mientras en el futbol solo se ganó un NORCECA hace cincuenta años.

Esto le da más valor a los triunfos de Mateo Flores, porque los obtuvo sin contar con más apoyo que sus condiciones naturales, su esfuerzo y su perseverancia.

Este artículo también fue publicado en la sección de Deportes de NUESTRO DIARIO el miércoles 19 de abril.

Carlos Muralles

Médico y periodista deportivo